Gestionar un negocio propio tiene muchísimas ventajas ya que, entre otras cosas, te permite organizarte en función de tus necesidades y adaptar tu vida profesional a tu vida personal. De esta manera, por ejemplo, es fácil integrar en tu día a día acciones tan cotidianas como llevar y recoger a los niños del cole o ir al gimnasio, actividades más difíciles de incluir en un trabajo de ocho horas por cuenta ajena fuera de casa.

No obstante, esta facilidad para adaptar tu vida profesional a tu vida personal es también un arma de doble filo porque, de repente, puedes encontrarte que tus ingresos y tus resultados han bajado considerablemente simplemente por una razón: tu falta de dedicación y rendimiento.

Lo peor de esta situación es que tardarás en darte cuenta ya que tú sientes que estás muy liada, sin embargo la pregunta es ¿en qué andas liada?

Y éste es el primer punto de los 5 Tips de Organización de los que vamos a hablar hoy.

 

TIP 1. OCUPADA NO SIGNIFICA ACTIVA

En Mary Kay siempre hemos dicho que, para alcanzar el éxito, hay que ponerse en acción o, lo que es lo mismo, estar activa. Lo que no es lo mismo es estar ocupada. Vamos a ver varios ejemplos.

Aunque cuidar nuestra imagen es esencial para nuestro trabajo, el tiempo que inviertes en hacer deporte, ir a la peluquería, hacerte la manicura, ir de compras,… no cuenta como horas de trabajo.

Si cada día dedicas dos horas a limpiar tu casa, en lugar de dedicarle ese tiempo a tu negocio, estarás haciendo aquello que tanto desaconsejaba Mary Kay Ash: emplearte en tareas de céntimo cuando podrías estar ganando euros. El dinero que “ahorras” al día por limpiar tú misma tu casa, lo recuperarías vendiendo, por ejemplo, dos máscaras de pestañas con la alta probabilidad de vender más productos e, incluso, de dar de alta a una nueva Consultora.

Dirigir un negocio propio exige, en primera instancia, responsabilidad y compromiso contigo misma, así que no hagas con tu propio negocio lo que no harías en un trabajo por cuenta ajena. ¿Te imaginas salir de la oficina a media mañana para hacer la compra? ¿O ir a andar dos horas en horario laboral? ¿O ir a pasear al perro a las 11:00h. de la mañana, meter una lavadora a la vuelta y ponerte a hacer comidas para la familia a las 13:00h.? No te engañes, eso no es trabajar.

 

 

TIP 2. PROTEGE TUS TIEMPOS

Uno de los pilares de esta compañía es “Mantén tus prioridades en orden” y, sin duda, es uno de los aspectos más atractivos de este negocio pero ¡cuidado! porque si quieres que funcione, debes mantener el equilibrio. La buena noticia es que, cuando adquieres hábitos saludables, sostener ese equilibrio no te costará ningún esfuerzo.

Para proteger tus tiempos primero has de establecer a qué vas a dedicar las horas del día. Recuerda que solo tienes 24 pero, bien aprovechadas, pueden cundirte muchísimo.

Crea cada día un esquema de tareas sobre la base 8 + 8 + 8. Las primeras 8 horas son para dormir y son esenciales. Piensa que, si no duermes lo que debes, no solo puedes acarrear problemas de salud sino que, además, tu energía para afrontar el día se verá reducida, así como tu creatividad, tu memoria y, sí, también tu alegría y tu buen estado de ánimo.

En las siguientes 8 horas deberás establecer cómo las vas a llenar con temas personales. Aquí sí entra el gimnasio, la peluquería o ir de compras; también entra ir al cole, hacer la comida o visitar a tu madre. ¿Mi secreto? Yo trato de establecer el tiempo que dedico a cada aspecto de mi vida personal. Así tengo la certeza de no malgasto mis preciados minutos.

Y, por último, organizo mis ocho horas laborales. Si tengo que hacer llamadas, determino cuánto tiene que durar cada una de ellas antes de coger el móvil; si tengo una reunión, pongo hora de inicio y hora de fin; si tengo una clase o una entrevista, también preveo cuánto van a durar.

Visto así parece muy estricto pero ¿sabéis? El día que no lo hago, que no marco mis tiempos de trabajo, en vez de ocho horas, le dedico nueve o diez u once ¿y sabéis de donde cojo esas horas? Pues como el día sigue teniendo 24 horas, se las tengo que quitar a mi familia o a mí misma y eso no me gusta ¿A que ya no os parece tan mal ser estricta con los tiempos?

 

TIP 3. CONTROLA LOS PELIGROS

Uno de los enemigos más peligrosos del tiempo —aunque no el único— son las redes sociales. ¿Te ha sucedido que simplemente vas a echar un vistazo a Instagram y, de repente, miras el reloj y han pasado 45 minutos?

Con la pandemia, una parte de nuestro negocio se transformó en online y las redes sociales cobraron mucha más importancia, por ello, no digo que no las utilices ¡todo lo contrario! sino que lo hagas con mente empresarial. ¿Eso qué significa?

En primer lugar que, como decíamos en el tip 1, diferencies entre lo que es trabajo y lo que no. Por ejemplo, tirarte tres horas viendo vídeos de Tik Tok, no es trabajo. Hacer un vídeo tú enseñando un maquillaje, sí es trabajo. Echar un vistazo a lo que han publicado Dulceida, María Pombo, Alexandra Pereira, Sara Carbonero o Paula Echeverría, no es trabajo. Interactuar con tus clientes comentando sus publicaciones y dando likes, sí es trabajo.

Si no es trabajo, recuerda que debes añadirlo a las ocho horas personales y, un consejo, si te cuesta dejarte llevar, ponte una alarma y piensa en qué podrías estar invirtiendo mejor tu tiempo.

 

TIP 4. CON LOS DOS PIES AL TIEMPO

Aunque Mary Kay es mucho más, su base es que es un negocio y, por lo tanto, el objetivo inicial es vivir de ello. Partiendo de esta premisa y de que el tiempo es limitado, lo más inteligente es tratar de rentabilizar cada segundo, es decir, que cada una de nuestras horas invertidas en el trabajo nos proporcione la mayor rentabilidad posible.

En este sentido la verdad es que el negocio Mary Kay no puede estar mejor pensado. Partimos de las Clases del Cuidado de la Piel, del lugar donde nace todo: nuestras clientas, nuestras anfitrionas, nuevos contactos (referencias) y posibles nuevas Consultoras. Las ventas son magníficas porque nos pueden reportar hasta el 50% de beneficio. Sin embargo, las ventas son limitadas porque tenemos dos manos y los días 24 horas. Pero en Mary Kay la historia no termina ahí porque tenemos la posibilidad de crear equipo, crecer en la carrera y recibir comisiones por ello. De esta manera, nuestras horas son mucho más rentables porque, a los ingresos obtenidos con las ventas, le unimos las comisiones y éstas sin que no tienen límite.

Así pues, las clases son imprescindibles porque son fuente, no solo de ingresos, sino también de contactos, y la creación de equipo es imprescindible porque le da continuidad y ese carácter infinito del que hablábamos. Esto es lo que llamamos caminar con los dos pies al tiempo.

 

 

 

TIP 5. PLANIFICACIÓN

Este último tip podríamos decir que es consecuencia de los cuatro anteriores, es decir, cuando tenemos claro qué es trabajo y qué no lo es, cuando aprendemos a establecer un tiempo para cada cosa y no permitimos que se infecten nuestras tareas, cuando evitamos perder el tiempo y cuando buscamos la rentabilidad máxima de nuestras horas, nuestra mente estará preparada para crear un plan de trabajo perfecto.

En tu plan deberás ir de lo más global, de lo más amplio, a lo más concreto y específico. Ah, una cosa, podrás cambiar cuantas veces quieras los ítems de ese plan para adaptarte a las diferentes circunstancias, lo que no cambia es tu meta final, tu sueño, tu objetivo último.

  • Empezamos anotando nuestras metas anuales y también las citas clave que tenemos en el año. ¿Qué te parece hacer un calendario con todas estas citas que ya sabes que tendrás?
  • Luego trasladamos ese mismo concepto al trimestre en el que estamos tratando de definir un poco más.
  • A continuación vamos con el mes y ahí ya podemos ir añadiendo horas y duración.
  • Del mes a la semana puntualizando todo lo que podamos y definiendo también los recursos que necesitamos (humanos, materiales, económicos,…)
  • Y de la semana, al día de mañana. Cada noche justo antes de dejar de trabajar o en la misma mañana antes de comenzar, define casi milimétricamente cada hora de tu día.

 

Tanto en Mary Kay como en cualquier negocio propio, me atrevería a decir que el 50% de tu éxito, incluso más, vendrá definido por cómo te organices, cómo rentabilices tu tiempo y cómo utilices los recursos de los que dispones. Así pues, bien merece la pena trazar un plan y seguirlo ¿no crees?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button