Más de 15 años dedicada a la belleza, me han aportado mucha experiencia también en el mundo de la moda. Para desempeñar mi trabajo de una manera profesional, he tenido que aprender todo lo posible en relación a mi imagen, y descubrir los estilos que mejor se adaptan a mi personalidad y forma de ser para lucir perfecta en cada ocasión.¡Y aún así sigo aprendiendo!

¿Conocéis la frase “No existe una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión”?  En nuestro trabajo es fundamental. En esa primera impresión cuenta nuestro maquillaje perfecto, una buena actitud, una excelente formación y también una imagen impecable.

Al igual que elegimos el maquillaje y peinado según la ocasión o evento, no es lo mismo maquillarse y peinarse para ir a realizar deporte que para asistir a una cena, con la moda ocurre lo mismo, hay que saber combinar las prendas, complementos, calzado y bolso, elegir con mimo el outfit completo que mejor se adapte a nosotras y a la situación.

Es todo un conjunto, en el que hay que buscar la armonía, para que esa primera impresión sea inolvidable.

Todo suma, nuestra forma de movernos, de mirar, de vestirnos, maquillarnos. Son unos pocos minutos o segundos,  que permitirán a la gente evaluarnos, casi antes de empezar a hablar, y que si sabemos aprovechar tendremos mucho ganado. Además, por nuestra profesión, nunca sabemos cuando va a surgir la oportunidad, y tenemos que estar siempre preparadas. (La suerte puede favorecernos si estamos preparadas) 😉

Os animo a descubriros, a jugar con la belleza y la moda en vuestro beneficio, os hará sentir de maravilla. Un buen outfit os hará sentir vivas, y con la práctica se volverá una pasión. Tanto un maquillaje o un look de moda hay que vivirlo, hay que disfrutarlo, y hacerlo nuestro.

Dime como vistes y te diré quien eres, ¿Habéis escuchado esta frase? Y es que un porcentaje altísimo de una buena comunicación depende del lenguaje no verbal. Probad a descubrir el lenguaje de los colores, a descubrir vuestro cuerpo, jugar con texturas, mimar los detalles, caminar con seguridad, y por supuesto, cuidar siempre la piel del rostro, tener unas manos perfectas y un pelo cuidado.

Os aseguro que la satisfacción de vernos bien nos empodera, nos aporta seguridad y hace que creamos más en nosotras mismas.

Crear nuestra propia imagen personal, con la que nos sentimos bien, y con la que trasmitimos nuestra personalidad,

puede costar un tiempo, tenemos que aprender a conocernos bien,

pero una vez conseguida es muy gratificante. 

¿Tienes tu propia imagen personal? Me encantaría conocerla, y seguir aprendiendo y descubriendo entre todas, ideas y consejos.

¡Os mando un beso grande!

Aitziber Etxebarrieta 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: