¡Ya estamos en el 2020!

El 2019 lo he vivido intensamente, con muchos objetivos cumplidos, y otros que he sembrado para recoger más adelante. Un año con un balance muy positivo. Así que para empezar con energía el nuevo año, me regalé unas vacaciones con mi chico y unos amigos a Cabo Verde, un archipiélago que emerge del Atlántico, unos 500 km al oeste de Senegal, y que ofrece una cautivadora mezcla de montañas, playas y apacibles pueblos costeros.

Unos días de desconexión total, desconectar para reconectar, un detox digital y laboral, para conectar conmigo misma, con los demás y el entorno.

Son muchos los beneficios de hacer esto, nos libera del estrés, tenemos más tiempo para nosotras mismas, para relacionarnos con los demás, para descansar, estamos más tranquilas y relajadas, y podemos practicar nuestro autoconocimiento. A mi me sienta de maravilla, parar un poco para volver mucho mejor, y con más fuerza renovada. Yo siempre lo aconsejo, merece muchísimo la pena.

¡Y qué mejor que compartirlo con amigos! Gracias a Ana y Nuno, por lo excelentes anfitriones de la isla que han sido. Ha sido un viaje inolvidable.

Cambiar de país-continente, perderme en la isla con gente de allí (respetar sus costumbres, horarios, comidas….), disfrutar al aire libre del mar, bucear y ver que también hay vida en sus profundidades, peces, arrecifes, corales, y maravillarme con todo.

Ver atardeceres con un encanto espectacular, broncearme al sol para cargarme de vitamina E, y tener un poco de color para que la ropa me siente mejor.

Momentos de lectura (Mary Kay Y Cómo Tratar A La Gente), con grandes lecciones una vez más. Luchar por tus sueños, enfocarte en tus metas y trabajar arduamente hasta conseguirlo.

Y sobre todo estar con Aitor, compartir tiempo juntos, tiempo de calidad para nosotros. Presencia y atención plena, para con uno mismo y para con el otro.

Y qué decir de la vuelta, la familia al completo nos esperaban ansiosos para que les contáramos nuestras aventuras en Cabo Verde, y preparar con una ilusión y amor inmenso la despedida del año. Cada día la quiero más, y me siento muy afortunada de poder rodearme de cada uno de ellos.

Os deseo de corazón un 2020 increíble, desde luego yo voy a trabajar para que logréis todos vuestros objetivos, con nuestro lema UBUNTU nada se nos va a resistir.

¡Os mando mil besos!

Aitziber Etxebarrieta

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button
Abrir chat