Mary Kay se halla entre las 5 mejores marcas de cosmética a nivel global y lleva 5 años consecutivos siendo la marca número 1 en venta directa de cosméticos en España. Esta solidez en un mercado tan competitivo y a la vez tan seductor como es el de la cosmética, su presencia en casi 40 países y sus 58 años de historia la convierten, probablemente, en una de las mejores opciones a la hora de emprender una carrera en la venta directa o, simplemente, en aceptar una alternativa laboral muy atractiva, con muchas posibilidades y con resultados desde el primer día.

Si estás valorando iniciar tu negocio Mary Kay, te encantará leer este post porque trataré de resolver las dudas más frecuentes con las que me he encontrado en estos 19 años de carrera en esta maravillosa compañía para que puedas iniciar tu negocio al menos con un requisito: convencida de que Mary Kay será esa vía que te ayudará a conseguir aquello que necesitas, ya sea un dinero extra al mes de, por ejemplo, 500-1.000€ o lo que establezcas; ya sean unos ingresos mayores; tal vez una carrera profesional; un puesto ejecutivo de liderazgo; quizá una profesión donde puedas conciliar vida personal y profesional sin renunciar a tu crecimiento,…

 

Yo diría que las dudas más frecuentes son cinco:

  • Cómo me voy a dedicar a la cosmética si no tiene nada que ver con mi formación, ni con mi experiencia, ni con mi profesión.
  • Cómo voy a vender si no me gusta o no se me da bien.
  • Cómo voy a comenzar si no tengo dinero y/o tiempo
  • Cómo voy a crear una cartera de clientes si no conozco a mucha gente
  • Cómo voy a trabajar en algo en lo que no me veo

 

1. No tengo formación ni experiencia en cosmética

Abogadas, ingenieras, economistas, publicitas, amas de casa, contables, dependientas,… son las profesiones de muchas de las personas de mi equipo que han llegado más alto en Mary Kay y ellas sabían poco o nada de cosmética, de venta directa o de liderar equipos. No obstante, Mary Kay tiene un plan de formación contante, permanente y excelente, por lo que si esa es tu preocupación, ya puedes olvidarla porque nunca será un problema. Además podrás formarte a tu ritmo sin que ello impida que puedas comenzar a trabajar desde el primer instante. Habrá un montón de personas dispuestas a ayudarte así que no estarás nunca sola.

2. No sé vender o no me gusta

¿Cuántas veces has recomendado un producto que te gusta, una película que viste en el cine, un restaurante, una tienda,…? Millones, seguro. ¿Y cuántas te han pagado por ello?
El negocio Mary Kay consiste en recomendar nuestros productos y enseñar belleza, nada más. A partir de ahí, se genera la venta, porque no hay herramienta más poderosa en la venta que una persona convencida de lo que está hablando. Si lo piensas bien, ese es el trabajo de las Influencers, recomendar los productos y servicios que ellas utilizan, y son tan eficaces esas recomendaciones que las marcas invierten mucho dinero en promocionar sus productos y servicios a través de ellas. En tu caso, tú sería la Influencer de tu marca y todos los beneficios repercutirían directamente en ti.

3. No tengo dinero y/o tiempo

Si tuvieras dinero, probablemente no te estarías planteándote iniciar tu negocio Mary Kay porque, como en casi todos trabajos, en casi todos negocios, uno de los aspectos claves es conseguir una remuneración. ¿La diferencia en Mary Kay? Que todo lo que ganes es para ti y que tu esfuerzo y tu dedicación serán directamente proporcionales a tus ingresos, es decir, que tú elegirás cuánto dinero quieres ganar en función del tiempo que quieras dedicar. Ah, y sabiendo que, desde el primer instante, puedes comenzar a ganar dinero.
¿Has oído tiempo y te has puesto a temblar porque eres de las que necesitarían días de 36 horas? Pues tranquila, primero, porque aquí no necesitas jornadas laborables de 12 horas diarias para tener éxito y cuando te hablaba de dedicación no me refería a quitarle horas a tu vida sino a dárselas. Parte del plan de formación de Mary Kay consiste en organización, en planificación y en aprender a ser personas eficaces, lo que nosotras llamamos Mujeres Smarts. Así pues comprobarás que, por ejemplo, con una hora al día puedes fácilmente obtener unos ingresos de 400-500€ mensuales y, a partir de ahí, multiplicar horas por euros.

4. No conozco a gente

Imagina que abres una tienda en tu barrio o que comienzas un negocio online ¿sería un impedimento para ti el no conocer a mucha gente? Probablemente tus familiares y amigos te comprarían pero, obviamente, ellos solo serían una pequeña parte de tu cartera de clientes ¿verdad?
Te sorprendería saber la cantidad de personas que entran en Mary Kay con un pequeño círculo de contactos y cómo son capaces de multiplicarlos en pocos meses simplemente aprendiendo a hacerlo y siguiendo unas pequeñas pautas. Una vez que aprendes, esos contactos generan nuevos contactos, de manera que tu negocio siempre está vivo y siempre se está renovando.

5. No me veo

Si me dijeras que mañana tengo que ir a trabajar de policía, de ministra, de directora financiera en una compañía de conservas o de repartidora en una mensajería, yo también te diría que no me veo. No nos vemos porque no lo hemos hecho antes, porque no sabemos realmente en qué consiste, porque no hemos aprendido a hacerlo y porque aún no lo hemos dedicado ni un segundo. ¿Pero sabes? De las miles de personas que he conocido y ayudado en Mary Kay para desarrollar su carrera, todas sin excepción han aportado algo a este negocio. Eso significa que, de alguna manera, su experiencia de vida (profesional o personal) les ha servido y por eso, donde quizá no se veían en un principio, se han dado cuenta de que sí tenían su sitio. A veces somos nosotros mismos los que nos ponemos trabas cuando, en realidad, somos capaces de conseguir todo aquello que nos propongamos. Estoy segura de has hecho en tu vida muchas cosas para las que no te veías y luego… ¡¡¡chas!!!, lo hiciste ¿a que sí?

Y ahora llega el momento de comenzar tu negocio

¿A qué suena bien lo de “tu negocio”? Más aún cuando está respaldado por una gran multinacional ¿a que sí?
Bueno, pues una vez que te has quitado todos estos obstáculos de tu cabeza, todas esas razones que te podían llevar a pensar que Mary Kay no era para ti, es el momento de ponerte en marcha.

Y así comienza esto, definiendo los puntos clave de todo comienzo:

  • Qué esperas conseguir con este negocio, es decir, cuáles son tus objetivos a corto, medio y largo plazo.
  • Qué recursos aportas: tu tiempo, tus cualidades, tu talento, tus conocimientos, tus experiencias (todo cuenta aunque no sea de este sector).
  • Cuál va a ser tu plan de trabajo: aquí tu Empresaria, que será algo así como tu coach personal, te formará y te ayudará a establecer ese plan personalizado y adaptado a tu vida.

Después de todo lo que te he comentado, yo diría que para comenzar en Mary Kay solo necesitas tres cosas: ilusión por tu nuevo negocio, compromiso contigo misma para no desenfocarte de tus objetivos por pequeños que sean y confianza en ti.

Como tienes la garantía de que, si no te gusta, puedes dejarlo y se te devuelve el dinero; como las posibilidades de crecimiento personal, profesional y económico aquí no tienen límites; como quizá esta es la oportunidad que estabas esperando; solo puedo hacer una afirmación final: inténtalo porque aquí no tienes nada que perder y sí mucho por ganar.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button