Soy Aitziber Etxebarrieta, Empresaria Nacional Sénior Independiente de Mary Kay. Tras este largo “cargo” se esconde también una larga carrera en el sector de la alta cosmética marcada por dos aspectos: el deseo de crecer tanto a nivel personal como a nivel profesional y el sueño de cambiar vidas, muchas vidas.

Mi vida profesional comenzó como Administrativa Contable en el sector de la construcción en un mundo mayoritariamente de hombres donde me pagaban bien pero sin cumplir el resto de mis deseos. Entonces alguien muy importante para mí me presentó una oportunidad única, un negocio donde los ingresos eran mucho mayores y, sobre todo, donde parte de “mi nómina” era en cheques de corazón y en una carrera que me ofrecía un crecimiento a todos los niveles.

El afán de superación que siempre ha sido algo intrínseco en mí, en aquel puesto de administrativa se veía limitado por un techo, pero en esta nueva ese techo no existía y descubrí que los límites sólo los ponía yo.

Así que, a pesar de hacer esperar a esta maravillosa oportunidad durante casi tres años, cuando por fin dije que sí, rápidamente me di cuenta de que aquí tenía todo lo que necesitaba: un plan perfecto, un sistema perfecto, una filosofía perfecta, un producto perfecto y un soporte perfecto. Y si había algo aún más perfecto que todo esto, sin duda son las personas y cómo, de un modo u otro, dejan su preciosa huella en ti.

En ocho años alcancé la posición más alta debutando como la primera Empresaria Nacional que ha tenido nuestro país y la séptima más joven a nivel mundial en 50 años de historia. Además, junto a mi equipo —el Área Etxebarrieta—, se posicionó en el ranking de las 13 mejores Áreas de Europa nada más estrenarnos como Área.

Hoy más de 7.000 personas formamos parte del Área Etxebarrieta y, entre muchos logros, está el ser la mejor Área de España y la tercera mejor Área de Europa.

Sin embargo, más allá de estos números, de los rankings y los premios, de los reconocimientos y los logros, está lo que llamamos “el estilo de vida Mary Kay”, un estilo de vida que me permite mantener mis prioridades en orden, conciliando a la perfección el trabajo con la familia y dedicándome tiempo a mí misma; un estilo que me brinda la posibilidad de ser dueña de mi propia vida, de mi tiempo, de mi negocio; un estilo que me hace sonreír cada día porque disfruto de mi trabajo y porque me siento orgullosa de lo que soy y de lo que represento.

Mary Kay cambió mi vida y el mayor regalo que me ha dado es que yo también puedo ayudar a las personas que lo deseen a cambiar la suya.

Qué es el Área Etxebarrieta

Como sucede en casi todas las empresas, a nivel interno se maneja un argot que no siempre se entiende fuera. En esta ocasión quiero hablaros de dos conceptos utilizados en Mary Kay: Unidad y Área.

Cuando Mary Kay Ash fundó esta compañía hace más de 50 años, lo hizo pensando en ofrecer una oportunidad de desarrollo profesional a las mujeres de todo el mundo. Para que esta oportunidad pudiera llegar a todas ellas, debía de ser la propia fuerza de ventas la que se encargara de presentar las posibilidades que te brindaba esta compañía. De este modo, no se estaría sólo consiguiendo ese objetivo sino que, además, se estarían creando equipos de trabajo en los que los integrantes se podrían ayudar entre sí para alcanzar sus metas.

Pues bien, cuando una Consultora de Belleza decide compartir la oportunidad que le brindaron a ella y crecer en la Carrera Mary Kay comprometiéndose con su propio negocio, entonces puede formar una Unidad que es un equipo de un mínimo de 30 personas liderado por ella quien, en ese momento, adquiere el estatus de Empresaria. En mi caso, mi equipo es la Unidad MK y en España hay cerca de 700 Unidades más.

Pero como la Carrera Mary Kay no tiene límites, a medida que vas ayudando a otras personas a crecer a todos los niveles, también lo haces tú. Así llega un momento en el que, con pasión, con dedicación y con compromiso, algunas de las personas de tu Unidad deciden que quieren seguir tus pasos y ser también Empresarias y entonces crean nuevas Unidades. Ellas, a su vez, tienen Consultoras de Belleza en sus Unidades que también quieren ser Empresarias y crear nuevas Unidades, y así sucesivamente. Pues bien, varias Unidades juntas crean un Área y la persona que lidera ese área es la Empresaria Nacional, que es lo que soy yo y mi Área es el Área Etxebarrieta. En España hay 7 Áreas más y en Europa cerca de 150.

Aunque hay algunos requisitos que se deben cumplir para que crear una Unidad y un Área, el concepto que lo resume es éste: varias Consultoras de Belleza forman una Unidad liderada por una Empresaria y varias Unidades forman un Área liderada por una Empresaria Nacional.

En la actualidad, el Área Etxebarrieta está integrada por más de 100 Empresarias y por más de 7.000 Consultoras de Belleza, un equipo sólido y fuerte que nos ha posicionado como la mejor Área de España y también como la tercera mejor Área de Europa. La filosofía del Área Etxebarrieta se resume en sólo tres letras: CSC. Estas son las siglas de tres palabras: “Compromiso Significa Conseguir”.

Cuando en 2010 dimos vida al Área Etxebarrieta, la primera Área de España, comprendimos que el compromiso era la pieza clave para la consecución de cualquier objetivo, y no sólo eso, también para que perdurara en el tiempo. Ese compromiso, en primera instancia, es con nosotras mismas. No lo olvidemos, en Mary Kay, cada una de las personas que formamos parte de la fuerza de ventas somos dueñas de nuestro propio negocio y, como tales, somos responsables de su buen funcionamiento y también somos las beneficiarias de su éxito. Sin embargo, y a pesar de ser independientes, pertenecemos también a una gran multinacional con más de 50 años de historia, con una filosofía corporativa fuertemente arraigada, tanto que es una auténtica seña de identidad. Por ese motivo, nuestro compromiso también es con esos principios, que es lo que llamamos “trabajar al más puro estilo Mary Kay”. En definitiva, al comprometernos con esta filosofía, con nuestro negocio y con nosotras mismas, nos convertimos en grandes profesionales que obtienen grandes resultados.

“El secreto de mi éxito se mide en estrellas, esas que jamás me permití no alcanzar” – Aitziber Etxebarrieta